En ventas, la diferenciación es cuestión de vida o muerte