Objeciones, un mal necesario – Parte II